Iguazú, una maravilla de la naturaleza.

El parque natural de Iguazú es una maravilla natural. No hablamos de ver una cascada, como en otros lugares del mundo, sino de ver cientos de saltos de agua rompiendo en la selva, algo sin duda espectacular.

Este parque natural abarca tanto Argentina como Brasil. De los 275 saltos de agua que hay el 80% de ellos se encuentran en el lado argentino, mientras que el otro 20% discurren por el lado brasileño.



Existe un dicho que dice: «Desde Brasil se ven las cataratas y desde Argentina se viven». Lo cierto es que debes recorrer ambos lados de la frontera para disfrutar de todas las vistas.

Cataratas de Iguazú

Iguazú, parte argentina

Nada más entrar en el parque nos dirigimos a la zona de información para obtener un mapa del lugar. El recorrido lo puedes hacer a píe, salvo para llegar a la garganta del diablo. Allí debes llegar en uno de los trenes eléctricos que recorren buena parte del parque.

Nosotros empezamos la visita por la zona del paseo superior, desde el cual ya se pueden ver unas impresionantes cascadas.

Paseo Superior Iguazú

Nos dejó sorprendió la cantidad de agua que fluye por todos los saltos de agua, y ni siquiera eran los más grandes del parque…

Catarata lado Argentino

Continuamos el recorrido y llegamos al salto San Martín, uno de los principales saltos de agua de la parte argentina.

Salto San Martín

Torrentes de agua que caen desde gran altura y golpean contra el río levantando una cortina de agua de varios metros que, con algo de viento, se siente en la distancia.

Detalle salto San Martín

Torrente de agua en cascada

En este vídeo puedes admirar y escuchar la majestuosidad de estas cataratas.

A media mañana hicimos un alto en el camino y nos dirigimos a una de las zonas habilitadas para descansar y comer algo. Es aquí donde pudimos ver un ejemplar de coatí. Son muchos los que viven en libertad por el parque.

Coatí

Es una animal tranquilo y bastante curioso. No son peligrosos, pero mejor no le alimentes o molestes ya que tienen buenas garras y mandíbulas que te pueden dar un buen susto si se enfada…

Después de recuperar energías, continuamos el recorrido para acercarnos cada vez más a las cataratas.

Catarata Iguazú

Así como recorrer alguno de ellos por encima, cruzando un puente.

Puente Catarata de Iguazú

Por último, situado al final de una serie de pasarelas en lo más alto del parque natural, el mirador de la garganta del diablo. Sin duda, una de las cascadas más impresionantes de todo el parque natural.

Garganta del Diablo

Fuente: Wikimedia Commons

Ya al atardecer regresamos a Puerto Iguazú. Cenamos una buena parrilla argentina y descansamos para continuar la visita al día siguiente, esta vez en la parte brasileña.



Iguazú, parte brasileña

A primera hora de la mañana cruzamos la frontera hacia la parte brasileña en autobús (unos 15 pesos) Hay varios autobuses que hacen el recorrido y con bastante frecuencia (cada 15/30 minutos), así que no te preocupes.

En la frontera sellamos el pasaporte y continuamos el viaje hacia la parte brasileña del parque natural.

Estando en Iguazú nos dirigimos a la zona de taquillas. Compramos los boletos para recorrer el circuito de cascadas en autobús y para recorrer el río en barco (macuco tour). Esta última forma de visita tiene el atractivo de poder recorrer el río acercándote a varios de los saltos de agua desde la base, donde rompe con fuerza el agua.

La visita en helicóptero de las cataratas es otra opción, pero nosotros la dejamos para otra ocasión por el precio (aprox. 250 dólares) y, sobre todo, por nuestro vértigo…

Entrada Parque Iguazú

El autobús te acerca a cada uno de los saltos de agua como si fuese un autobús de línea. Una vez que llega a una parada te bajas, recorres a píe el circuito del salto de agua, vuelves a la parada y esperas al siguiente autobús para continuar el recorrido.

Si bien la parte argentina nos encantó, en este lado lo vivimos con más intensidad porque nos mojamos y vimos las cataratas desde muy cerca, tanto desde el recorrido como desde el barco.

Llegamos a la parada del embarcadero. Entregamos el boleto, nos cambiamos de ropa (bañador y camiseta), dejamos la mochila en una taquilla y nos dirigimos rápido a la zona de embarque. Al montarnos tuvimos suerte y pudimos elegir asientos en un lateral del barco, para vivir la experiencia, y mojarnos, al máximo.

Macuco Iguazú

Estábamos cerca y estábamos impacientes, ya podíamos sentir las cataratas…

Cataratas en Macuco

Llegamos al primer salto de agua, donde nos hicieron una foto antes de acercarnos más y mojarnos por completo…

Macuco Iguazú parte brasileña

Después, llegamos a la base donde el sonido del agua rompiendo contra el río era ensordecedor y, a pesar de estar a cierta distancia, nos calamos hasta los huesos. Era increíble los miles y miles de litros de agua que caen por segundo. Simplemente maravilloso.

Continuamos el recorrido acercándonos a otro par de saltos de agua, algo más pequeños, pero de todas formas espectaculares. Y, de igual forma que en el anterior, ¡nos calamos enteros! Es fantástico la experiencia de estar en la base de una cascada, la fuerza que transmite, lo pequeños que nos sentimos ante la naturaleza…

Todavía con la emoción a flor de piel regresamos de vuelta al embarcadero. Allí pudimos ducharnos con agua caliente y cambiarnos de ropa antes de seguir el recorrido.

Nosotros cometimos el error de no llevar la cámara en la parte brasileña, ya que nos indicaron que te podías mojar bastante. Al final, si guardas la cámara en una bolsa de plástico hermética, como la utilizada para congelar alimentos, no tendrás problema en las partes “húmedas” del recorrido (y en el recorrido en barco la puedes dejar en la taquilla).

Así que, aunque disfrutamos de las vistas y de la experiencia en el barco, no tenemos fotos de esta parte del parque natural. No obstante, para que te hagas una idea de lo que podrás ver, te mostramos varias fotos públicas de las principales atracciones de la parte brasileña.

    • Garganta del diablo
      Garganta del Diablo

      Fuente: Wikimedia Commons
    • Salto Floriano
      Salto Floriano

      Fuente: Wikimedia Commons
    •  

    • Salto Santa María
      Salto Santa María

      Fuente: Wikimedia Commons

   



A nosotros nos encantó la experiencia que vivimos en el Parque Natural de Iguazú, realmente es fascinante. Mojarnos en una de las cataratas más famosas del mundo es sin duda una experiencia única que deberías incluir en tu lista de viajes.

Esperemos que te haya sido útil y, si tú ya tienes este destino con un check, ten en cuenta estos consejos para tu viajes.

Si te ha gustado el post, ¡apóyanos con un like!

Un abrazo.

Gaviotina

¡Síguenos en las redes sociales!

Facebooktwitterrssinstagrammail
  • 8
    Shares

2 comentarios

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.