Isla de Pascua, cultura Rapa Nui.

La Isla de Pascua es uno de los lugares más aislados del mundo. Pertenece a Chile desde el año 1.888 y se encuentra a 3.600 km de Chile continental, a 3.759 km de la costa peruana y a 4.251 km de la Polinesia Francesa (Tahití).

Esta pequeña isla volcánica es famosa por sus más de 900 Moais (esculturas de piedra de gran tamaño), así como por la misteriosa decadencia y desaparición de su civilización, siendo hasta hoy un misterio la razón exacta: deforestación de la isla, lucha entre clanes, etc…



Isla de Pascua: 1º día

Después de un vuelo de 5:30 horas desde Santiago llegué a Isla de Pascua, uno de los lugares más aislados del mundo.

Me vino a recoger una amiga que vivía allí, en cuya casa me iba a quedar el fin de semana. Y al llegar a su casa en Hanga Roa, me recibieron con el típico collar de flores de bienvenida polinesio.

Casa Polinesia

La casa era la típica de la zona polinesia: una altura, grande y estaba rodeada por palmeras. Pertenecía a una familia cuyo padre era pascuense, ya que en la isla el terreno es de la gente local. No está permitido vender propiedades a gente de fuera, incluido Chile continental, sin consentimiento de la comunidad.

Casa Isla de Pascua

Alquilar una habitación en una casa no es barato, como unos 30.000 pesos por noche (40 euros), pero sale más económico que en un hotel (más de 100 euros en promedio).

Una vez que dejé las maletas en la habitación, salimos a recorrer un poco la Isla. Como ya era algo tarde aprovechamos para ver el volcán Rano Kau.

Volcán Rano Kau

Es uno de los 3 volcanes de la isla, junto al Puakatiki y el Maunga Terevaka (punto más alto de la isla con 511 metros), y destaca por las lagunas que se han formado en su interior.

Estaba bastante cerca de la casa, como a unos 15-20 minutos andando (aquí las distancias son bastante pequeñas).

Vistas Rano Kau

Una vez en la cumbre pudimos observar el cráter, que al estar inactivo y por su situación está cubierto por lagunas de pequeño tamaño.

Crater Rano Kau

Para verlo por completo, y ver también los islotes cercanos, debes pagar la entrada turística. Esta entrada, que cuesta 80 dólares para los extranjeros, te servirá además para ver el resto del parque nacional por un periodo de 10 días.

Ya que el volcán se encontraba en un lateral de la Isla de Pascua, así como en uno de los puntos más altos, se podía hacer una foto de toda la isla.

Vistas Isla de Pascua

Desde aquí también se veían los islotes donde anidan los manutaras, unas aves de la zona. Hasta aquí nadaban los rapanuis jóvenes para tomar un huevo y llevarlo a tierra firme, dentro de la competición del hombre pájaro.

Existía un culto muy importante en la isla a estos animales debido al alimento que les procuraban (huevos y carne) en una isla con pocos recursos naturales.

Moai Manutara

Después de esta primera visita, regresamos a la casa y cenamos con la familia. Lo que más me sorprendió es como habla la gente de allí. Son muy directos y de pocas palabras, parece incluso que están enfadados. Pero no es así, su lenguaje nativo, que es la forma en la que piensan muchos, tiene esta característica, por lo que da la sensación de ser bordes o de que están enfadados al hablar en castellano.



Isla de Pascua: 2º día

A la mañana siguiente alquilamos unas bicicletas para recorrer la isla, ya que no es muy grande y se recorre fácilmente (salvo un par de cuestas…)

Biclicleta Isla de Pascua

Fuimos recorriendo la costa en dirección a la famosa cantera de piedra de donde se obtenían los moais, parando en primer lugar en el Ahu Tongariki.

Ahu Tongariki

Este es uno de los enclaves más famosos de la isla. Está formado por una hilera de 15 moais sobre una plataforma ceremonial (Ahu).

Ahu

Este lugar es llamativo tanto por la longitud de la plataforma (200 metros) como por el número de moais alineados (15), siendo además la mayor construcción megalítica en el pacífico sur.

Tongariki

Uno de ellos todavía conserva un pukao sobre la cabeza que, según la teoría más extendida, se trata de la representación de un moño rojo y no de un sombrero.

Moais Tongariki

Continuamos el camino en bicicleta y nos dirigimos a la playa de Anakena, una de las 3 playas que hay en toda esta isla volcánica.

Playa de Anakena

Lo que nos encontramos fue unas vistas de postal de la polinesia: césped verde, palmeras, un suave viento, arena blanca y agua cristalina.

Anakena

Aprovechamos a reponer fuerzas con una empanada de atún, a bañarnos, a disfrutar del sol y de las vistas.

Playa Anakena

El resto de la isla tiene toda la costa con roca volcánica, así que no tendríamos otra oportunidad igual.

Costa volcánica

Las playas de Ovahe y Pea son más pequeñas y de peor acceso, por lo que no la visitamos. No obstante, si prefieres tranquilidad y practicar submarinismo serán tu mejor opción.

Continuamos el camino y llegamos a Rano Raraku, otro de los puntos turísticos más importantes de la isla.

Rano Raraku

En la ladera de este volcán se encontraba la cantera donde se extraía la piedra y se tallaban los moais.

Volcán Rano Raraku

Es impresionante el tamaño de estas esculturas y como eran trabajadas y colocadas por toda la isla con las herramientas de las que disponían.

Cantera Rano Raraku

Dentro de esta cantera hay restos de más de 400 moais en diferentes fases de tallado. Algunos se encuentran todavía «unidos» al volcán…

Moai Rano Raraku

…otros casi acabados y por extraer…

Moai en proceso

…y algunos totalmente acabados pero que no fueron colocados en su emplazamiento final.

Moai finalizado

Una vez acabamos la visita de la cantera, continuamos el recorrido hasta llegar al Ahu Akivi, otro de los lugares más importantes de la isla (junto con el de Tongariki).

Ahu Akivi

Este lugar es famoso no por los moais en sí, sino porque, a diferencia del resto de la isla, los moais miran al mar. Y no solo eso, están orientados al punto exacto de la puesta del sol durante el equinoccio de la primavera austral (21 de septiembre).

Ahu Akivi

Y no es de extrañar, con estas magníficas vistas del atardecer…

Akivi

Ya de camino a casa hicimos la última parada en Puna Pau antes de que anocheciese.

Puna Pau

Si en Rano Raraku se tallaban los moais, aquí se obtenían los pukaos a partir de la roca de este pequeño volcán (rojiza por la presencia de hierro).

Puna Pau

Este lugar no es muy espectacular, pero se pueden observar algunos pukaos … y nos quedaba de camino a casa…

Ya en casa, cenamos algo rápido y nos fuimos a ver uno de los espectáculos de música y bailes propios de la cultura Rapa Nui, así como de otras culturas del pacífico.

Fue un gran día. Y contentos nos fuimos a dormir con la satisfacción de haber visto estas maravillas únicas en el mundo.

Isla de Pascua: 3º día

Nos levantamos algo más tarde, ya que estábamos cansados de toda la paliza del día anterior. Desayunamos y nos dirigimos a visitar varios sitios algo menos conocidos.

Cueva de las 2 ventanas

Se encuentra a poco más de 2 km de Hanga Roa, en la zona de acantilados.

Para entrar debes bajar por un hueco situado en el suelo, avanzar agachado en la oscuridad (nosotros utilizamos el teléfono para alumbrar algo) hasta que al final de la gruta ya se ve la luz y se escucha el mar.

Mar Polinesia

Es un sitio perfecto para relajarte y disfrutar de las vistas con el pacífico de fondo.

Oceano Pacífico

Continuamos el camino y nos dirigimos a ver otro ahu que contiene un muro muy similar a los muros incas de Cusco (Perú).

Ahu Tahira

Se encuentra al final de la pista de aterrizaje del aeropuerto. No está lejos de la ciudad, pero hay que dar bastante vuelta.

Aquí pudimos contemplar un muro muy similar a los construidos por la cultura Inca, por lo que hay teorías que hablan del desembarco en la Isla de Pascua del inca Tupac Yupanqui y sus guerreros.

Muro Inca

Es una teoría, pero a la vista del muro parece bastante plausible.

Ya de regreso a la ciudad pudimos ver algunos moais más antes de tomar el avión de vuelta a casa.

Costa Isla de Pascua



Cada lugar tiene su encanto, pero éste en particular me dejó con una sensación increíble. Recorrer la isla en bicicleta, ver los impresionantes moais, compartir la cena con una familia Rapa Nui… sin duda una experiencia inolvidable.

Si te ha gustado el post, ¡apóyanos con un like!

Un abrazo.

Gaviotina

¡Síguenos en las redes sociales!

Facebooktwitterrssinstagrammail
  • 30
    Shares

2 comentarios

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.