Lago Titicaca: navegando por el altiplano.

El lago Titicaca se encuentra a 3.812 msnm, siendo el lago navegable situado a mayor altura del mundo. Origen de diferentes culturas andinas, este lugar tiene un encanto especial por sus contrastes: lago inmenso, altiplano andino y cordillera nevada en la lejanía.

Tiene una extensión de 8.372 km2, repartidos casi a partes iguales entre el Perú y Bolivia, así como varias islas, tanto naturales como islas flotantes artificiales (de los Uros) y unos buenas vistas de la cordillera a su paso por Bolivia. En definitiva, todo un lugar único en el mundo.


Puno, a orillas del lago Titicaca

Esta ciudad es la principal población situada a la orilla del lago. No obstante, no dispone de aeropuerto, por lo que tuvimos que volar desde Lima a Juliaca (1:40 horas) y desplazarnos en una de las furgonetas que conectan el aeropuerto de Juliaca con Puno. El recorrido no es largo, unos 50 minutos, y aprovechamos para ir contemplando el paisaje del altiplano andino.

Una vez dejamos las cosas en el hotel, salimos a recorrer un poco la ciudad antes de cenar.



Booking.com

La vedad es que no hay mucho que ver, siendo lo más destacable: la plaza de Armas, donde se encuentra la catedral, y la calle comercial Jr. Lima. Es aquí donde se encuentran los principales restaurantes y donde podrás comprar bufandas de baby alpaca (80-120 soles), chullos (gorros andinos), artesanías realizadas en totora, etc…

Catedral de Puno de noche

Cenamos algo y nos fuimos a dormir, ya que al día siguiente habiamos quedado con la agencia (Mystery Perú) a las 7:30 am.

Lago Titicaca: Islas de los Uros

A primera hora del día nos dirigimos al embarcadero, desde el cual salen todas las excursiones por el lago Titicaca.

Al cabo de unos 30 minutos de navegación, una vez llegamos a las islas de los Uros, nos fuimos deslizando con el bote entre todas ellas…

Islas de los Uros

…hasta que llegamos a la «nuestra» que, al igual que el resto, tenía unas viviendas, una torre y su embarcación en la puerta (todas realizadas en totora).

Isla de los Uros en el lago Titicaca

Desembarcamos y sentimos por primera vez la sensación de estar en una isla flotante. No se movía mucho, lo justo para notar que no estábamos en tierra firme.

Después de esta primera impresión, nos sentamos en la zona central y uno de los «habitantes» nos explicó cómo es la vida sobre las islas: pescando en el lago, reparando las estructuras de totora, cocinando, etc…

Y decimos «habitantes» porque realmente ya nadie vive aquí. Desde hace varias décadas que los antiguos pobladores se trasladaron a Puno, realizando sobre las islas una representación para los turistas.

Isla de los Uros. Lago Titicaca (Perú).

Una vez finalizada la explicación, recorrimos la isla contemplando las viviendas, la torres y las embarcaciones que utilizaban.

Embarcación en isla de los Uros

La visita finalizó y continuamos nuestro recorrido en dirección a la Isla Amantaní, situada como a 3 horas de donde nos encontrábamos.

Turismo vivencial en la isla Amantaní

Llegamos a la isla y «nuestras familias» ya nos estaban esperando en el embarcadero. Nos presentamos y nos dirigimos con ellos a su casa. No tenía grandes lujos, pero era más que suficiente para experimentar su forma de vida.

Casa en Amantaní

Una vez descansamos un rato, el guía pasó a buscarnos y nos dirigimos al cerro Pachatata (uno de los 2 cerros más importantes de la isla). Allí pudimos contemplar unas bonitas vistas de la isla y del lago…

Arco en isla Amantaní. Lago Titica (Perú).

Vistas de isla Amantaní. Lago Titica (Perú).

…así como un espectacular atardecer.

Atardecer en el Lago Titicaca. Perú.

Ya de vuelta en el pueblo, compartimos mesa con nuestros anfitriones y cenamos los platos típicos de la zona(fundamentalmente verdura). Y, una vez finalizada la cena, nos facilitaron ropa típica andina para ir a un divertido baile en nuestro «honor».

Familia de isla Amantaní. Perú.

Siendo puristas no podemos decir que fuese vivir como los habitantes de la isla, ya que está preparado para turistas, pero fue una bonita manera de disfrutar la visita a esta isla.



Lago Titicaca: Isla Taquile

Nos levantamos pronto, desayunamos con la familia y nos despedimos de nuestros amables anfitriones. La isla Taquile nos estaba esperando.

Esta isla no estaba lejos, llegamos tras una hora de navegación. Desembarcamos y, a paso tranquilo, nos dirigimos hacia la parte alta de la isla.

Panorámica de la isla Taquile

Allí nos esperaba un mirador con buenas vistas tanto del lago como de la cordillera en la parte boliviana. ¡Qué gran contraste entre el azul del lago, la cordillera nevada, el cielo y las nubes!

Andes bolivianos desde el Lago Titicaca. Perú.

De allí nos dirigimos a uno de los pueblos de la isla, donde pudimos contemplar como confeccionaban las ropas típicas de esta zona (destaca más que Amantaní a nivel textil). Después, los que quisimos, nos fuimos a almorzar en uno de los restaurantes (no está incluido en tour). Trucha frita, la especialidad del lago, es lo que comimos.

Iglesia en Isla Taquile

Debido a la hora, poco más pudimos ver. Recorrimos el camino de vuelta al embarcadero y regresamos de vuelta a Puno.

Embarcadero Isla Taquile

Chullpas de Sillustani

Ya con el tiempo algo justo nos decidimos a ir a Sillustani, donde se encuentran sus famosas Chullpas. La distancia es corta, unos 33 km, así que tomamos una furgoneta desde Puno que nos dejó en el mismo acceso al lugar.

Una vez allí, pagamos la entrada de 10 soles (aproximadamente 2,7 euros) y entramos a la zona arqueológica.

Chullpas de Sillustani

Las chullpas son unos monumentos funerarios en forma de torre que pertenecieron a la cultura Kolla. A nivel arquitectónico destacan por 2 motivos. En primer lugar, por ser más estrechas en la base que en la parte superior. En segundo lugar, al igual que otras construcciones andinas, por la perfección en el encaje de cada una de las piedras que las conforman.

Chullpas de Sillustani a orillas del Lago Titicaca. Perú.

En los restos de algunas de ellas se puede ver su interior, que es donde se encuentran enterrados los líderes que gobernaron en esta comunidad.

Monumento funerario. Chullpas de Sillustani. Perú.

Se encuentran situadas a orillas de la laguna Umayo, no del lago Titicaca. No obstante, las vistas desde aquí también son bastante impresionantes.

Chullpas de Sillustani. Puno (Perú).


Si te ha gustado nuestra experiencia, ten en cuenta nuestros consejos para este viaje y ¡planifica ya el tuyo!

Y no solo el lago Titicaca, hay muchos más lugares que ver en el Perú. Además, para facilitarte la planificación del viaje, tenemos a tu disposición un configurador de viajes que te mostrará diferentes opciones en función de los días que tengas disponibles y tus gustos de viaje.

¿Te ha gustado el post?, ¡apóyanos con un like!

Un abrazo.

Gaviotina

¡Síguenos en las redes sociales!

Facebooktwitterrssinstagrammail
  • 10
    Shares

2 comentarios

  1. Muy buen plan
    Yo también recomendaría la isla del sol y de la luna en la parte boliviana del lago. El viaje se realizaba en emabrcaciones desde Puno . Y lo mejor es que no hay tanto turismo como puede haber en los uros. Recuerdo precisamente una puesta de sol con un grupo de varias nacionalidades que fue muy divertido

    Además en Punohabía un bar llamado Pizza and Roll en el que radiaban música de mi gusto y con un camarero muy simpático

    1. Gracias Juan por tu comentario. Nosotros no pudimos completar la parte Boliviana del lago Titicaca. Lo que si pudimos hacer es llegar hasta Uyuni. Muy recomendable el salar por si no los has visitado. También la parte norte de Chile, el desierto de Atacama. En un próximo post hablaremos de esta zona por si te animas a viajar.

      Un abrazo.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.