Cuzco, la capital del Tahuantinsuyo.

Cuzco es una de las ciudades más mágicas del mundo. Tiene un ambiente diferente, casi energético, difícil de explicar.

Es la puerta de entrada a Machu Picchu, una de las nuevas maravillas a nivel mundial. Pero no solo por eso destaca, además de sus increíbles calles y edificios alberga varios de los sitios arqueológicos más impresionantes de América.

Cuzco se encuentra en plenos Andes, a 3.400 metros de altura sobre el nivel del mar. Su nombre original es Qosqo, ombligo en quechua, ya que era la capital del Tahuantinsuyo (imperio incaico). Durante la época del virreinato destacó también como una de las ciudades importantes de su época.

Sin más dilación, vamos a narrarte nuestra experiencia tanto en la ciudad como en los sitios arqueológicos de los alrededores. De Machu Picchu hablamos en esta otra entrada con más detalle.



1º día en Cuzco (Centro histórico, museo del sitio del Coricancha y bailes regionales)

El primer día, según llegamos de Lima por la mañana, aprovechamos para visitar el centro de Cuzco, relajándonos por estas calles con tanta historia en cada uno de sus edificios, piedras,… También aprovechamos para contratar los tours por los sitios arqueológicos de las cercanías de Cuzco y el boleto turístico para ingresar en ellos (oficina de información y turismo, Av. Sol N° 103 Ofic. 102).

Y, para nuestra sorpresa, lo primero con lo que nos encontramos a la altura de la plaza de Armas fue un pasacalles festivo. Los primeros danzantes vestían muy colorido, con los colores del pájaro fragata, rojo y blanco, que dan el color a la bandera del Perú.

Folclore en Cuzco

Los siguientes eran más “especiales”, representaban a simpáticos borrachitos; nariz y mejillas sonrosadas, botella en mano y unos andares torpes.

Baile y folclore en Cuzco

Continuamos nuestro camino por el centro y lo siguiente con lo que nos encontramos fue un hito en el suelo que marcaba la dirección de los suyos. Los suyos (Chinchaysuyo, Antisuyo, Qollasuyo y Kuntisuyo) eran las regiones en las que se dividía el imperio Incaico, o Tahuantinsuyo, siendo Qosqo(ombligo) el centro del mismo.

Mapa de los Suyos. Cuzco (Perú).

Ya en la plaza de Armas pudimos maravillarnos con los edificios que la rodean, siendo el principal la catedral. Después de observarla por fuera entramos y la recorrimos entera, siendo lo que más nos gustó el coro, con su espectacular sillería tallada en madera y el gran atril situado en el centro.

Catedral de Cuzco. Perú

Visitamos también la Iglesia de la compañía de Jesús (Jesuitas), que se encuentra también en plena plaza de armas. Una vez que la vimos, subimos por un lateral de la plaza en busca de un restaurante. Es desde aquí donde tuvimos las mejores vistas de la plaza y de la iglesia.

Iglesia de los Jesuitas en Cuzco. Perú.

Almorzamos al final en el restaurante Sumaqcha, en el número 339 de la calle Suecia. Es un sitio totalmente recomendable. Nosotros pedimos trucha y cuy, ambos platos típicos de la sierra, y estaban espectaculares. Buenas raciones, buena calidad y un precio ajustado.



Booking.com

Después de comer, y tomar un helado por la plaza de Armas, continuamos nuestra visita a uno de los lugares más fotografiados de Cuzco: la piedra de 12 ángulos. Es increíble el trabajo que hicieron hace siglos para encajar de esta forma tan precisa varias piedras de gran tamaño, más incluso con las herramientas que disponían.

piedra de 12 angulos

Nuestro siguiente destino fue el museo del sitio del Coricancha, situado debajo de los jardines del templo. Lo visitamos antes que el mismo Coricancha porque en uno de los tours que contratamos ya estaba incluido (con guía).

museo sitio coricancha

En este museo pudimos ver el origen de la civilización que poblaba Cuzco, maquetas del origen del Coricancha, diferentes restos arqueológicos de la zona: cerámicas, restos textiles, instrumentos, esculturas, etc… También se puede ver algunas momias y cráneos deformados (alargados) que pertenecían a la clase dirigente. Esta forma del cráneo lo conseguían comprimiendo la cabeza de niños con diferentes telas.

Una vez salimos del museo continuamos tranquilamente nuestro recorrido por las calles de esta bonita ciudad, la cual mezcla un pasado incaico con otro colonial.

calle de Cuzco

Ya a las 18:00 nos acercamos al Centro Qosqo De Arte Nativo, incluido en el boleto turístico. Fuimos con tiempo, 1 hora antes de la primera sesión, ya que se forman grandes colas y el teatro no es muy grande. Aquí pudimos ver en directo diversos bailes folclóricos de la región de Cuzco, rica no solo en restos arqueológicos.

Centro Qosqo De Arte Nativo

Ya de regreso al hotel, en la misma calle que el teatro, pudimos ver varios murales que representan la historia de Cuzco. No son grandes obras, pero complementan el encanto de la ciudad.

mural de Cuzco

Después de descansar un rato en el hotel, salimos de nuevo para cenar en un restaurante. Justo al llegar a la plaza de Armas vimos que también en Cuzco hay un Papachos. Este es un restaurante del afamado chef peruano Gastón Acurio. Sus especialidades son las hamburguesas, costillas, pollo, … pero al estilo peruano, con excelente materia prima de la tierra y recetas basadas en la gastronomía típica andina.

papachos Cuzco

Unos tragos en el centro y nos fuimos a dormir, al día siguiente empezábamos muy pronto con las visitas.


2º Día en Cuzco (Ollantaytambo y Chinchero)

Nos levantamos pronto y bajamos a desayunar. El hotel era una antigua casa colonial, por lo que pudimos disfrutar del desayuno en el mismo patio interior. Cogimos fuerza para el viaje con un mate de coca, queso andino, huevos revueltos y pan chapla con mantequilla.

casa colonial Cuzco

Casi a la hora apareció el minibús de la agencia y comenzamos el viaje al valle Sagrado de los Incas, rumbo en primer lugar a Ollantaytambo.

Durante el recorrido de 90 Km paramos en varios lugares para poder hacer fotos y, como en cualquier excursión, para ver tiendas y mercadillos locales. Los precios por lo general eran más caros que en Cuzco (o Lima), por lo que salvo que veas algo que te llame la atención no te recomendamos comprar allí.

paisaje valle sagrado incas

Y por fin llegamos a Ollantaytambo, emplazamiento clave en el control del valle sagrado.

ollantaytambo terrazas

Si os fijáis con detalle en una de las montañas que hay en el valle podréis observar, con un poco de imaginación, el rostro del Inca.

ollantaytambo cara inca

Y, justo enfrente de la zona arqueológica, se puede observar los depósitos que utilizaban para guardar alimentos. Debido al viento que corre por el valle, a la zona de sombra y a los grandes muros los alimentos se mantenían en buen estado más tiempo.

ollantaytambo depositos

Subiendo por las empinadas escaleras, se llega a la zona ceremonial de este asentamiento. Esta parte es una de las mejor conservadas.

En ella se puede ver un muro con la cruz inca tallada en él. Este era el altar ceremonial y, como todas las construcciones incas, las piedras que lo conforman encajan a la perfección.

ollantaytambo cruz inca

Ollantaytambo nos gustó. No es tan grandioso como la ciudadela de Machu Picchu, pero tiene su encanto también.

Continuamos el viaje de regreso a Cuzco, no sin antes pasar por el sitio arqueológico de Chinchero. En este lugar se pueden ver las ruinas de un templo Inca y, en contraste, una iglesia colonial al lado.

Chinchero

Fuente: Wikimedia Commons

Ya en Cuzco cenamos, dimos una vuelta cerca de la plaza de Armas y pudimos comprobar que incluso por la noche sigue manteniendo su encanto.

Cuzco de noche

3º día en Cuzco (Coricancha, Sacsayhuamán, Qenqo, Tambomachay y Puca Pucará)

Este día lo tomamos más tranquilo aprovechando que la mayoría de excursiones del tour que contratamos se realizan después del almuerzo.

Empezamos la mañana algo más tarde y dimos una vuelta relajada por el centro de Cuzco. Durante este paseo aprovechamos a ver mercadillos de artesanía, donde pudimos encontrar: chullos (gorro andino), bufandas de baby alpaca, nacimientos dentro de calabazas, tumis (cuchillo inca ceremonial), zampoñas y kenas (flautas andinas), y donde compramos algunos recuerdos que llevarnos a Lima.

Una vez almorzamos, llegamos al hotel y esperamos a la furgoneta de la agencia para empezar el tour.

En primer lugar, nos dirigimos al Coricancha o convento de Santo Domingo, en pleno centro de Cuzco. Este lugar no está incluido en el boleto turístico, por lo que tendrás que pagar 10 soles para entrar (casi 3 euros).

Coricancha. Fachada muro. Cuzco (Perú)

El guía nos fue explicando la historia. En primer lugar, el nombre, que significa recinto de oro. El reciento albergaba varios templos y murallas cubiertas de oro, según indicaban los cronistas.

Ya dentro fuimos viendo la mezcla de culturas. Por un lado, se encontraban los restos de varios templos incas, como los templos del sol, la luna y arcoíris.

Coricancha: Templo. Cuzco (Perú)

También pudimos ver una representación de lo que se cree como altar mayor del templo del Sol.

Coricancha: Altar mayor. Cuzco (Perú)

Por otro, las dependencias típicas de un convento colonial: cuadros de la época, techos artesonados, el claustro,…

Convento dentro del Coricancha. Cuzco (Perú)

Claustro dentro del Coricancha. Cuzco (Perú)

Ya al final del recorrido se puede observar el jardín solar y unas bonitas vistas de los cerros situados a las afueras de Cuzco.

Coricancha: jardin solar. Cuzco (Perú)

Continuamos nuestro recorrido y pusimos rumbo a Sacsayhuamán, uno de los lugares más representativos de Cuzco. Se encuentra a escasos 2 km de la ciudad, por lo que tardamos poco tiempo en llegar.

Sacsayhuaman: panorámica. Cuzco (Perú)

La vista del lugar es impresionante. Se trata de una antigua fortaleza que protegía la ciudad de Cuzco. En la actualidad quedan los restos de las 3 murallas, ya que en años posteriores a la conquista se utilizó el lugar como cantera de piedra para otras construcciones. De igual forma, el lugar es grandioso.

Sacsayhuaman. Cuzco (Perú)

Los bloques de piedra son impresionantes, llegando a pesar el más grande de ellos unas 140 toneladas.

Sacsayhuaman: detalle piedra. Cuzco (Perú)

También impresiona como lograron encajar piedras de este tamaño de una forma tan perfecta con los medios de esa época.

Sacsayhuaman: encajar piedra. Cuzco (Perú)

Si tienes la suerte de visitar Cuzco a finales de junio, te recomendamos que compres entradas para ver el Inti Raymi (fiesta del Sol). Todos los años, por el solsticio de invierno (21-junio), se hace una representación de esta antigua fiesta inca con cientos de figurantes y actores profesionales. En Sacsayhuamán se representa la mayor parte, por lo que necesitas de estas entradas para disfrutar de la recreación de la fiesta.

Continuamos nuestro recorrido con destino a Tambomachay, a 10 km de Cuzco.

Aquí pudimos ver los restos de un templo que servía de culto al agua. Tiene varias cascadas y canales de agua. Además, a pocos metros del lugar, se pueden observar los restos de una torre que servía de control de entrada a la ciudad. Por aquí pasaba uno de los caminos incas que comunicaban las diferentes regiones del imperio incaico.

Tambomachay. Sitios arqueológicos de Cuzco. Perú.

Como es un sitio turístico podrás encontrar a vendedores de todo tipo y lugareñas con llamas o alpacas para la correspondiente foto. Nosotros no nos pudimos resistir…

Llama cerca de Cuzco. Perú.

Continuamos el viaje y, de camino a Qenqo, paramos un momento para hacer alguna foto por fuera de Puca Pucará. No llegamos a entrar ya que no tiene tanto interés y se ve mejor desde fuera. Son los restos de una fortaleza a las afueras de la ciudad.

puca pucara

En cambio, Qenqo, tiene más historia. Se trata de un templo antiguo en forma de anfiteatro y cuyo altar se encuentra en una ruta subterránea. El significado exacto se desconoce hasta ahora.

Qenqo. Altar ritual. Cuzco (Perú).

Fuente: Wikimedia Commons

Ya en Cuzco fuimos directos a un restaurante a cenar y a dormir. Había sido un viaje algo cansado.

4º día en Cuzco

Nosotros ya este día volamos de regreso a Lima, no teníamos más días de vacaciones. Si bien pudimos visitar los principales sitios turísticos, nos faltó ver algunos: Pisac, Moray, la estatua de Pachacútec y el museo de historia regional. Para nosotros eran menos prioritarios, pero puede que tu tengas otro criterio.

Para que tengas una referencia te mostramos a continuación un pequeño resumen de los mismos por si tienes más suerte que nosotros y dispones de tiempo (todos están incluidos en el boleto turístico).

    • Pisac

      Pueblo y sitio arqueológico situado a 30 km de Cuzco. En la parte incaica se puede visitar los restos de templos y observar las terrazas agrícolas. La parte nueva está constituida por el mismo pueblo, el cual es de origen colonial.

      pisac

      Fuente: Wikimedia Commons
    • Moray

      Sitio arqueológico situado a 50 km de Cuzco. Destaca por sus terrazas agrícolas. Además, se encuentra cerca del pueblo de Maras, famoso por sus salineras.

      moray

      Fuente: Wikimedia Commons
    • Museo de historia regional

      Museo situado en la casa del Inca Garcilaso de la Vega, autor del libro ‘Comentarios Reales de los Incas’. En este lugar se podrán contemplar: piezas arqueológicas, textilería inca, documentos históricos, cerámicas, …

    • Monumento al Inca Pachacútec

      Monumento en honor al Inca que expandió el imperio incaico (Tahuantinsuyo). Situado en las intersecciones de las avenidas El Sol, San Martin y del Ejército.

      Torre de Pachacutec

      Fuente: Wikimedia Commons



A nosotros nos encantó la magia que tiene esta ciudad y sus sitios arqueológicos, complemento perfecto de un viaje a una de las maravillas del mundo: Machu Picchu.

Configura ya tu viaje y disfruta de uno de los mejores destinos turísticos del mundo.

Si te ha gustado el post, ¡apóyanos con un like!

Un abrazo.

Gaviotina

¡Síguenos en las redes sociales!

Facebooktwitterrssinstagrammail

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.