América LatinaChileSantiago de Chile

Trekking en Santiago: Río Olivares.

La ruta «Río Olivares-Gran Salto» es una de las 65 rutas patrimoniales que existen en Chile. Se ubica a escasos 86 Km de Santiago por lo que, como sucede en muchas ocasiones, no hay que irse muy lejos para disfrutar de espectaculares paisajes.

Esta ruta sigue el curso de río Olivares, el cual nace en la misma cordillera de los Andes Centrales que flanquea Santiago. Son 27 km lineales de trekking con un desnivel de 750 metros (de 2.050 msnm a 2.800 msnm), donde podrás contemplar un paisaje típico de esta zona de estepa alto andina: tierra y roca, muy poca vegetación, y hasta nieve y hielo (en función de la época).



Requisitos para acceder a la ruta patrimonial

Al ser una ruta patrimonial protegida debes solicitar permiso al Ministerio de Bienes Nacionales.

Pasa en persona por la sede en Av. Libertador Bernardo O’Higgins 720 (también conocida como Alameda) o llama a uno de estos teléfonos: +51 2351 2325 ó +56 2 2937 5100.

Te pedirán los siguientes datos:

    1. Día de inicio y fin estimado para realizar el trekking.
    2. Nombre, Apellidos y RUT de cada persona que accede a la ruta patrimonial.
    3. Patente del vehículo con el que se accede.

Cuando pasamos por el ministerio a informarnos (2011) nos regalaron varias guías de rutas patrimoniales, en las cuales te aparece la historia del lugar, el recorrido, referencias GPS, consejos, etc…Ahora no sé si las seguirán regalando, pero de igual forma te las puedes bajar en formato pdf de su web.

¿Cómo llegar a la ruta del río Olivares?

El camino para llegar a esta ruta es el siguiente:

    1. Cruza Santiago en dirección al cajón del Maipo.
    2. Recorre la ruta G-25 en dirección este hasta llegar al cruce del Río Colorado.
    3. En el cruce toma la ruta G–345 en dirección a la localidad del Alfalfal.
    4. Desde el Alfalfal te debes dirigir a la represa de Gener S.A.
    5. En el punto de control validarán tus datos y la patente del auto (ver punto anterior).
    6. Continua por el camino de ripio durante 7 km hasta un desvió, donde debes tomar el camino de la izquierda.
    7. Al final del camino, antes de llegar a las instalaciones de la bocatoma, toma un pequeño desvío a la izquierda. Allí podrás dejar el auto y comenzar el recorrido. Las coordenadas GPS son: 394604 E / 6303570 N.

Como puedes observar en el siguiente mapa estás a la espalda de la cordillera que flanquea Santiago. Cerca también del cerro El Plomo, la cumbre más alta cercana a la ciudad con 5.424 metros de altura sobre el nivel del mar.

Mapa Cajón Maipo

¿Cuánto dura el trekking?

Lo recomendable son 4 días con jornadas de 6 horas de caminata para realizar toda la ruta. También puedes informarte para hacer la ruta en caballo o mula, pero la recomendación de 4 días es la misma.

¿Cuándo hacer el trekking por el río Olivares?

La mejor época es en verano y primavera, ya que no necesitarás un equipamiento muy profesional.

Si lo realizas con peor climatología deberás tener un buen equipo, conocimientos más avanzados de montaña y un buen avituallamiento para no tener problemas.

¿Qué equipamiento y ropa llevar?

Si bien no es un trekking complicado no te confíes por estar cerca de Santiago. Deberás llevar los siguientes implementos:

    • Carpa adecuada para viento y frío.
    • Saco de dormir adecuado para las temperaturas de la zona.
    • Esterilla para aislar el suelo de la carpa del frío.
    • Ropa y calzado de abrigo e impermeable.
    • Recambio de calzado para cruzar riachuelos profundos.
    • Linternas y baterías de recambio.
    • Mapa de la ruta (deseable un GPS).
    • Botiquín de primeros auxilios.
    • Alimento (calcula más de lo necesario por si acaso).
    • Suplementos isotónicos (agua hay en toda la ruta).
    • Gafas de sol y bloqueador solar.

Trekking por la ruta patrimonial “Río Olivares-Gran Salto”

Elegimos para realizar este viaje un fin de semana largo (lunes festivo), para de esta forma poder completar gran parte del recorrido (fue imposible tomarnos 4 días).

Comenzamos nuestro viaje el sábado a primera hora de la mañana, apurando al máximo para disponer del mayor número de horas de sol. Salimos del agobio de Santiago y nos dirigimos al Cajón del Maipo.

Como era otoño el tiempo no era el mejor, pero lo suficientemente bueno para embarcarnos en esta aventura. Hojas en el suelo y un ligero viento es lo que nos encontrábamos de camino.

Camino Cajón del Maipo

Tomamos los desvíos que nos indicaba la guía de esta ruta patrimonial y llegamos hasta el control de acceso de la central eléctrica.

Aquí comprobaron los datos que dimos en el Ministerio de Bienes Naturales y nos dejaron pasar, no sin antes indicar que éramos los únicos en todo el recorrido. Estábamos nosotros tres y algunos ganaderos de la zona, lo que nos produjo una sensación algo extraña: ganas de aventura y respeto al mismo tiempo.

Llegamos al aparcamiento, preparamos las mochilas y comenzamos la aventura.

Parking en Cajón del Maipo




1º día del trekking del Río Olivares

Bajamos un desnivel y vimos ya el río Olivares. No había pérdida, ya «solamente» era seguir su curso hasta su nacimiento…

Río Olivares

Avanzamos algo más hasta llegar a la planicie del cajón. Las vistas eran impresionantes: el terreno yermo, rodeado de montañas, y, al fondo, una neblina que no nos dejaba ver el final de la ruta…

Cajón Río Olivares

Caminamos durante varias horas, alternando entre pequeñas subidas y bajadas, planicies…

Estepa Andina

…hasta que se nos agotó el agua, pero no había problema ya que teníamos el río al lado y podíamos recargar toda el agua que necesitásemos en cualquier momento.

Descanso en Río Olivares

También comíamos durante el camino para mantener las fuerzas: maní sin sal, chocolatinas, avellanas y algún que otro manjar…

Comida de trekking

Continuamos avanzando, esta vez con algo más de dificultad por la altura de las plantas/cardos y de un grupo de vacas que pastaba libremente en medio del camino.

Camino Río Olivares

Y no solo era llanear, también nos encontramos con alguna que otra pendiente de cierto desnivel.

Desnivel Río Olivares

Ya se acercaba la noche, así que tuvimos que buscar una zona adecuada para acampar. Debíamos colocarnos no muy cerca de la ladera de la cordillera para evitar desprendimientos de roca, pero tampoco en un lugar muy abierto ya que soplaba el viento con mucha fuerza.

Acampada en los Andes

Avanzamos un rato buscando el sitio idóneo hasta que lo encontramos. Se situaba al lado de varios riachuelos formados por pequeñas cascadas que brotaban desde la ladera de la cordillera. Teníamos agua asegurada para la cena.

Todo un acierto la elección. Además, teníamos unas vistas de la cordillera al anochecer espectaculares.

Cordillera de los Andes

Nos fuimos a dormir en medio de un vendaval, ¡Cómo soplaba el viento esa noche! Y, mientras estábamos en la carpa, nos pareció escuchar un ruido de pasos y algo parecido a una respiración. Nos extrañó, éramos los únicos en esta ruta, pero no hicimos demasiado caso ya que creíamos que era producto del viento (no queríamos creer que fuese un puma acercándose).

[bdotcom_bm bannerid=»3386″]

2º día del trekking del Río Olivares

Nos levantamos pronto, al amanecer. Desayunamos tranquilamente y disfrutamos contemplando este paisaje, totalmente diferente al bullicio de la ciudad.

Carpas en los Andes

Y, justo al acercarnos a la parte trasera de una de las carpas, nos dimos cuenta que los ruidos de pasos y respiración de la noche anterior no fueron producto del viento. Encontramos un “regalo” al lado de las carpas, ¡se nos acercó una vaca por la noche! Nos reímos aliviados, ni era imaginaciones nuestras ni se nos acercó un Puma…

Preparamos las mochilas y dejamos lo que no era necesario para el camino en las carpas, así cargábamos menos peso en la parte final de la ruta. También comprobamos bien el anclaje de las carpas para asegurarnos de encontrarlas a la vuelta. Y, en ese momento, pudimos comprobar que sí que hizo mucho frío la noche anterior.

Frío en los Andes

De hecho, los riachuelos que la noche anterior discurrían cerca de nosotros estaban congelados.

Río congelado

Avanzamos y, aun sin entrar en calor, nos encontramos con una mala noticia. Había un riachuelo con bastante profundidad como para calarnos si lo intentábamos atravesar.

Buscamos cómo rodearlo, pero era imposible. Llegaba desde la ladera de la montaña hasta el mismo río, con lo que no había forma de esquivarlo.

Muy a nuestro pesar, tomamos la única decisión posible. Descalzarnos y cruzar con unas chalas únicamente. Así podríamos secarnos luego y ponerlos en calzado de montaña para avanzar con los pies secos.

Río helado

No es necesario entrar en detalles para explicar el frío que tuvimos, pero hasta se nos pusieron algo morados los dedos de los pies…

Continuamos andando y, no antes de 30 minutos, entramos en calor.

Ruta Río Olivares

Debido a lo profundo del cañón había zonas que estaban todavía a la sombra, con el consiguiente frío…

Cajón Río Olivares

… hasta que llegamos al Mirador Salto del estero Esmeralda, unos de los hitos del camino.

Mirador Salto del estero Esmeralda

Estábamos a 2 km del Gran Salto del Río Olivares… pero no nos daba el tiempo para ir y regresar al campamento donde habíamos dejado las carpas, se nos hacía de noche antes… Una pena, pero no podíamos cometer una imprudencia.

Hicimos una foto de recuerdo y emprendimos el camino de vuelta.

Panorámica Río Olivares

Recorrimos la misma ruta, estaba vez de forma directa y sin desviarnos. Algo más tranquilos ya que teníamos más noción de las distancias y del tiempo en recorrerlas.

ruta vuelta Río Olivares

ruta vuelta Río Olivares 2

Eso sí, el cansancio hacia algo de mella. Ya era el segundo día de caminata… Cada cierto tiempo nos acercamos al río a recargar agua y aprovechamos para comer algo.

Descanso Río Olivares

Ya al atardecer, comenzamos a buscar un sitio para acampar. Ese día ya no soplaba tanto el viento, así que pudimos optar a más lugares.

Elegimos uno con buenas vistas y que tenía una gran roca. Allí dejamos la comida, menos accesible que la noche anterior, para evitar en lo posible «visitas nocturnas».

Acampada en los Andes

3º día del trekking del Río Olivares

Este día ya nos levantamos algo más tarde. Íbamos bien de tiempo y el cansancio se hacía más evidente.

Alistamos las mochilas, recogimos las carpas y continuamos el camino. Nos quedaban todavía varias horas para llegar al inicio del trekking.

Trekking Río Olivares

Trekking Río Olivares 2

Cascada en los andes

Ya estábamos cerca del aparcamiento, el auto nos esperaba para regresar a Santiago. Nos giramos, miramos el camino recorrido e hicimos la última foto de recuerdo de esta aventura.

Recuerdo trekking Río Olivares




¡Qué gran experiencia vivimos! ¡Qué fantásticos espacios naturales tiene Chile!

Ya de regreso a Santiago, aún con el cansancio en el cuerpo, fuimos comentando cual sería nuestra siguiente ruta patrimonial. Y, pocos días más tarde, ya la teníamos decidida: La ruta Torres del Paine. ¡Una maravilla de la Patagonia chilena!

¿Te ha gustado el post?, ¡apóyanos con un like! [fblike]

Un abrazo.

Gaviotina

¡Síguenos en las redes sociales!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *